Rutinas

Especiales

Reviews

Todo sobre la exfoliación: Química y Física.

by - noviembre 06, 2019

Hola! Cómo están? Hoy les tengo preparado un post super interesante en el que vamos a aprender acerca de la exfoliación química y cuáles son los ingredientes o productos con los que podemos empezar a incorporar este paso en nuestra rutina de cuidado facial.



¿Porqué es importante exfoliar la piel?
Como vimos en el post pasado, la piel está compuesta por varias capas, siendo el estrato córneo la superior y la que queda expuesta al medio ambiente. Esta capa está compuesta por células muertas, proteínas y otros componentes que la hacen fuerte para resistir las agresiones externas. Cada día estas células muertas son eliminadas de forma natural, sin embargo, conforme pasa el tiempo y nuestra piel es más madura le cuesta más eliminar estas células de forma natural, es por eso que necesita ayuda. Esta ayuda es la exfoliación que le ayuda a la piel a eliminar las células que se van acumulando, el tener células muertas acumuladas da como resultado que nuestros poros se obstruyan, que la piel se reseque, que tenga una textura acartonada, un tono desigual, puntos negros y granos.

La exfoliación promueve la regeneración celular ya que las células que componen la piel van viajando desde la capa más profunda a la capa más externa y por lo tanto al exfoliar ayudamos a este proceso. Después de exfoliar la piel está más receptiva a los productos que le aplicamos, reduce y previene las arrugas, mantienes la piel limpia  evitas brotes de acné y estimulas la producción de colágeno y elastina.

¿Cómo exfoliar la piel?
Hay dos tipos de exfoliación: la física y la química.
La exfoliación física son lo que conocemos como "scrubs" y son todos esos productos que contienen arena, bolitas, azúcar y cualquier otro tipo de partículas o gránulos que ayudan a exfoliar la piel por medio de la fricción. También es una exfoliación física la de los cepillos o toallas exfoliantes. Esta exfoliación funciona solamente en la capa más superficial de la piel. Al usar este tipo de "scrubs" o cepillos corremos el riesgo de lastimar fácilmente nuestra piel ya que al tallar o aplicar mucha fuerza podemos irritar e incluso microdesgarrar la piel.

La exfoliación química o enzimática se realiza con productos que contienen ingredientes exfoliantes dentro de su formulación.
Estos ingredientes son ácidos que ayudan a exfoliar la piel y son conocidos como: AHA (alfa-hidroxiácidos) , BHA (beta-hidroxiácidos) y PHA (Polo-hidroxiácidos).
Además de estos ácidos también podemos usar productos con enzimas. Las enzimas exfolian la piel de una manera mucho más delicada y segura, por lo que si tienes una piel muy sensible esta puede ser la mejor exfoliación para ti. Pueden encontrarse en limpiadores enzimáticos en polvo o mascarillas.
La exfoliación química en general es más efectiva, con resultados más visibles, duraderos y más gentil con la piel si se usan de la forma adecuada.

¿Cómo empezar a usar exfoliantes químicos en mi rutina?

Más que una explicación química sobre cada uno de estos ingredientes me gustaría darles algunos tips para lograr incorporar los beneficios de la exfoliación química en nuestra rutina en casa.
Lo principal es informarnos y si tenemos un problema grave en nuestra piel acudir con un especialista que podrá realizarnos un peeling profesional con estos ingredientes. Las concentraciones altas de ácidos no son de venta al público y deben ser aplicados por profesionales.
Las concentraciones que encontramos en nuestros cosméticos con relativamente bajas y seguras de usar, aunque debes hacerlo con sus debidas precauciones.

1. Identificar tu tipo de piel y problemas a tratar. Cada ácido tiene un propósito diferente dentro de la rutina y también son más efectivos o seguros al usarse en el tipo de piel correcto.

2. Escoje un producto con la concentración más baja la primera vez. No empieces con un peeling o con un serum super concentrado, lo mejor es empezar con un producto que contenga muy poca concentración de ácidos. La mayoría de los cosméticos coreanos contienen una baja concentración de ácidos, por ejemplo los toners contienen entre 1-5%, los serums hasta 8% y hay cremas con un 10%. Estas concentraciones menores al 20% solo actuarán en las capas superficiales de la piel. Si tienes problemas o cicatrices profundas que quieres tratar debes acudir a un profesional que te realizará un peeling con productos que van desde el 30% de concentración.

3. Haz una prueba o "patch test" antes de aplicar el producto en tu rostro. Aplica un poco de producto en tu antebrazo o debajo de tu oreja en la línea del cuello y deja actuar por al menos 1 minuto antes de enjuagar. Si sientes ardor, comezón o picor intensos retira inmediatamente. Las primeras veces que uses un ácido es normal que sientas un cosquilleo leve en la piel, sin embargo, no es normal que te deje la piel roja o que te queme demasiado, si es así busca otro producto con una concentración menor. Revisa el área de la prueba durante 24 horas para observar cualquier reacción.
Si tu piel se ve normal y solo sentiste un leve cosquilleo puedes aplicar el producto en tu rostro, pero si está roja, irritada o muy sensible es recomendable buscar otro producto de menor concentración. Si dentro de las 24 horas de prueba notas una reacción alérgica, ronchas, etc, no uses el producto.

4. Si es la primera vez que usas estos ácidos úsalos solo 2-3 veces por semana. El orden del producto  en tu rutina depende completamente del mismo producto y de tu piel. Si es un toner entonces aplícalo después de tu limpieza y deja que seque completamente antes de aplicar el siguiente producto. Si es una crema aplica después de tu serum. Todo depende de cómo sientas tu piel y en qué paso de la rutina sientas que el efecto es mejor.
Como les mencioné, los productos que tenemos al alcance son realmente inofensivos pero es importante escuchar a nuestra piel. Después de usarlo 2-3 veces por semana puedes aumentar gradualmente el número de usos hasta que tu piel se acostumbre.

5. Después de usar un ácido es muy importante humectar nuestra piel y aplicar productos que brinden hidratación y que calmen la piel.

6. Puedes aplicarlos tanto en la mañana como en la noche, aunque te recomiendo que los de mayor concentración los utilices en la noche. Si utilizas un ácido en la mañana es muy importante que no olvides aplicar protector solar.

7. Evita la sobre-exfoliación. Es muy fácil identificar que nos estamos excediendo en el uso de ácidos, pero debemos esta atentos y escuchar nuestra piel. El usar varios ácidos juntos o en grandes cantidades aumentan el riesgo de sobre-exfoliar e irritar la piel. Los principales signos son: resequedad en las comisuras de la boca, resequedad en las mejillas o en la nariz y en general piel escamosa, irritada, reseca o demasiado sensible. Si sientes alguna de estas reacciones es importante que interrumpas el uso del exfoliante y que hidrates tu piel hasta que se recupere. Si tienes alguna reacción más grave consulta a un especialista.

8. Ten cuidado con mezclar ingredientes que no sean compatibles con estos ácidos. Hay otros ingredientes que mezclados con los ácidos irritan nuestra piel y se vuelve más sensible. Investigaciones recientes muestran que es posible mezclarlos y usarlos en la misma rutina pero si eres principiante en el uso de estos ácidos te recomiendo tomar tus precauciones, hacer una prueba en un lugar seguro y escuchar a tu piel. Algunos de estos ingredientes son la vitamina C , el retinol y el benzoyl peroxide. Por otro lado, los AHA/BHA van de maravilla junto con el Ácido Hialurónico que brinda hidratación y humectación a la piel y ayuda a calmarla y restaurarla, además equilibra la pérdida de humedad.

¿Qué ácido usar? 
A continuación te menciono algunos de los ácidos más comunes y sus funciones. Tanto los AHA como BHA promueven el colágeno, unifican el tono y exfolian la piel, sin embargo algunas de sus funciones varían.

AHA
- Ayudan a remover las células muertas de la piel y la renuevan.
- Tienen como objetivo tratar las líneas finas, el tono imparejo de la piel y manchas oscuras.
- Recomendados para todo tipo de piel pero en especial las sensibles, maduras y secas.
- Después de su uso la piel queda sensible y también están asociados con irritación en la piel, escozor o sensación quemante, pueden incrementar la sensibilidad de la piel.
- Exfolian la superficie de la piel.
- Son solubles en agua.
- Mejoran los factores naturales de hidratación como la producción de colágeno y retienen la humedad.
- Reparan los daños causados por el sol y devuelven la textura y firmeza de la piel.

Ácido glicólico: funciona en la superficie de la piel para exfoliarla y suavizar la textura. Mejora el acné, puntos negros y manchas. Disminuye líneas de expresión y ayuda a regular la producción de grasa.
Ácido láctico: Ideal para piel seca y para tratar la hiperpigmentación. Es suave con la piel y desvanece manchas oscuras.
Otros: Ácido mandélico (antimicrobiano y antibacteriano), el ácido cítrico (regenera y despigmenta la piel),  ácido tartárico (despigmentante), ácido ascórbico y ácido málico.

BHA 
- Penetra los poros y remueven exceso de sebo y células muertas.
- Tienen como objetivo tratar el acné, la piel grasa y la inflamación.
- Es soluble en aceite por eso se recomiendan en piel grasa o mixta, con tendencia a acné.
- Reducen la inflamación y poros abiertos, así como granos y espinillas.
- Ayudan a combatir los puntos negros y blancos.
El más utilizado es el ácido salicílico que penetra en los poros tapados y limpia debajo de la superficie y el salicilato de betaína que es una versión más gentil del mismo.


PHA

- Son similares a los AHA pero son más gentiles con la piel.
- No penetran los poros tan profundamente ni rápidamente como los BHA/AHA.
- Se reduce el riesgo de irritación o enrojecimiento en la piel muy sensible.
- Tienen propiedades anti-inflamatorias y anti-oxidantes.
- Mantienen la piel suave, mejoran el tono de la piel y reducen el envejecimiento.
- Para todo tipo de piel pues son más gentiles con la piel.
- Atraen el agua para prevenir la pérdida de humedad en la piel.

Gluconolactona o ácido glucónico (antioxidante)
Galactosa (ayuda a la curación de la piel)
Ácido lactobiónico (derivado de la lactosa)



You May Also Like

0 comentarios